6 pasos para planificar el año escolar

planning

Cuando trabajas como profesor, lo primero y más importante es planificarse adecuadamente.  Con una buena programación de tu asignatura podrás afrontar sin dificultad todos los imprevistos y todas las dificultades que vayan surgiendo. Empezar el año sabiendo las fechas de entrega y las fechas clave del curso genera mucha tranquilidad.

Planificación anual

Yo recomiendo comenzar por hacer una planificación anual durante el verano siguiendo los pasos siguientes:

1. Conocer el tiempo del que dispones.

Lo primero es apuntarse todos los días no lectivos, el final de cada evaluación, todos lo eventos como excursiones, viajes de clase, días señalados que se conozcan con respecto al curso que entra. Cuanta más información puedas recabar con respecto a los días clave, mejor. Esto te ayudará a prever cuántos días tienes disponibles antes de concluir cada evaluación. Calcula que una semana antes de acabar la evaluación, tienes que tener las notas puestas y que por tanto, dos semanas antes de que acabe la evaluación tendrás que haber terminado de recolectar tareas, trabajos o exámenes.  Para apuntar todo esto, yo utilizo un calendario sencillo y vacío como el que puedes generar en Google Calendars, con un mes por página, como este.

january-2015-calendar-template.jpg

Empiezo a marcar todas las fechas y todos los eventos que conozco del año. Muchas veces este tipo de información no la tienes como profesor, pero los coordinadores, directores y jefes de estudio suelen saber cosas que tú no sabes, por lo que aunque parezcas un poco pesado, trata de sacarles la máxima información posible para colocar en tu calendario…es por un bien común.

2. Saber cuántas sesiones por semana tiene la asignatura y colocarlos en el calendario.

No es necesario saber el horario preciso, sólo el número de sesiones que existirán por semana. Mi asignatura tiene 3 sesiones por semana, por lo que las coloco en martes, miércoles y jueves. Te las pones en el calendario para que sea visual y luego puedas ir completando más información conforme continúas con la planificación anual.

3. Tener una lista y conocer todos los temas y conceptos que debes/quieres impartir.

Las unidades didácticas deben estar preparadas. En ellas lo primordial es tener el contenido a impartir, las habilidades a desarrollar y las actividades a realizar a lo largo de la unidad.

4. Decidir de qué manera evaluarás cada unidad.

Como bien sabes, en las unidades didácticas también tienes que tener incluidas las evaluaciones sumativas que realizarás para la unidad. Ten en cuenta el tiempo que te llevará corregirlas.

5. Decidir los días de entrega de las tareas y/o exámenes

Primero vamos a poner en el calendario las fechas más importantes, que son aquellas en la que los alumnos tienen que entregar una tarea sumativa o realizar un examen. Una vez tienes claras las actividades sumativas que vas a querer que tus alumnos realicen, toca plasmar en el calendario las fechas aproximadas de entrega y de exámenes. Deben estar visibles y hay que contar con el tiempo que a posteriori se necesita para corregir el material. Recomiendo poner en el calendario una fecha límite para la entrega de notas y correcciones a los alumnos.

6. Repartir a groso modo el contenido y/o actividades importantes en sesiones

A continuación, se reparte el contenido en sesiones y… aquí es cuando te das cuenta que no cabe. Pero de eso se trata, hay que volver a la programación y la unidad didáctica para no perder el norte y centrarse en que quepa lo que consideras que es esencial y prioritario. En este reparto es importante dejar siempre 2 sesiones de margen vacías por si hubiera cualquier imprevisto o te retrasaras en tu planificación. Cuando lo haces te aseguras que los días de entrega o de exámenes que has establecido cuadran con el reparto de la información y el contenido que requerirán para realizarlo. Piensa que antes de un examen debe haber una o dos sesiones de repaso y cuando asignas una tarea o un trabajo, debe haber una sesión dedicada a explicar cómo debe realizarse dicha tarea. Son cosas obvias, pero que ponerlo sobre papel ayuda a visualizar el tiempo del que dispones. Es un gran ejercicio de organización y planificación.

¡Ya verás! El calendario queda como un gran cúmulo de rayajos y apuntes a sucio, pero será tu valor más preciado para el comienzo del curso. Se tarda bastante tiempo en completar, pero cuando lo completas, te embauca un gran sentido de satisfacción. Aunque queda aún mucho por hacer, has dado un gran paso en tu planificación anual, estás preparado para pulir y dar forma a un gran año escolar.

Mi siguiente paso es pasarlo todo a una aplicación de programación escolar llamada Common Curriculum Mapping, pero eso ya, os lo cuento en otra entrada de blog.

Recordad que el objetivo siempre es el mismo; progresar adecuadamente. Yo, en eso estoy. Si tenéis más ideas y consejos, no dudéis en escribirlos abajo en comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s